Ángela

11-3-2016

Spotlight ha ganado el Oscar a mejor película de 2016. No sé si es la mejor, pero desde luego es muy interesante y yo no me la perdería. Trata el tema de la pederastia dentro de la Iglesia Católica y lo hace de forma muy clara y contundente. Este asunto y el de los miles de niñas violadas y esclavizadas en Rotherham, Inglaterra son terroríficos y me hace preguntarme en manos de quien están nuestros niños y en la indefensión de la sociedad ante el mal.

Para ver el artículo completo pinchar abajo en leer más.

Spotlight

País: USA

Director: Tom McCarthy

Guión: Tom McCarthy, Josh Singer

Reparto: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, Stanley Tucci, Mark Strong, John Slattery, Brian d’Arcy James, Billy Crudup, Jamey Sheridan, Len Cariou, Paul Guilfoyle, Lana Antonova, Zarrin Darnell-Martin, Neal Huff, Elena Juatco.

spotlight

The Boston Globe tiene una sección de periodismo de investigación, Spotlight, que forman cuatro periodistas. En el año 2002 llega al periódico Martin Baron (Liev Schreiber) el nuevo director que impulsará al equipo a investigar en profundidad la pederastia dentro de la iglesia católica, basándose en las denuncias de abusos presentadas por varias víctimas que no habían llegado a juicio. Los abogados defensores habían llegado a acuerdos con la iglesia. Hasta entonces, los casos conocidos de curas pederastas terminaban con el alejamiento del sacerdote de la parroquia en cuestión, su traslado a otro lugar, y una pequeña indemnización -en Estados Unidos jamás superaba los 20.000 dólares- para las víctimas, a quienes se obligaba a firmar un estricto acuerdo de confidencialidad.

Tras un trabajo arduo buscando en archivos, entrevistando a las víctimas, contrastando testimonios, que se verá obstaculizado en muchas ocasiones por la iglesia, muy interesada en que el tema no salga a la luz, su investigación pone al descubierto el caso de John Geoghan, sacerdote de la archidiócesis de Boston que había abusado de por lo menos 130 niños entre 1960 y 1998. Este descubrimiento dará lugar al mayor escándalo de pedofilia dentro de la iglesia católica. El cardenal Bernad Law tuvo que dimitir. La archidiócesis de Boston, Estados Unidos, aceptó pagar 85 millones de dólares para cerrar las 500 causas judiciales por abusos sexuales y violaciones.

Y dio pie a que en otras diócesis no sólo de Estados Unidos, sino de todo el mundo se investigara este asunto y aparecieran

muchos más casos.

La película tiene un buen guión, está muy bien desarrollada y con buenos actores, entre los que destaco a Mark Ruffalo. Liev Schreiber, que me gusta mucho, aquí me parece falto de carácter y anodino y Michael Keaton otro tanto.

Pero lo más interesante es el tema: la pedofilia dentro de la Iglesia Católica cuyos dirigentes se dedicaron durante años a

encubrir a estos criminales que debían estar en la cárcel desde el primer momento y que si hubieran actuado correctamente habrían evitado el calvario de cientos de niños. No hay perdón.

La película demuestra que todavía queda un periodismo de investigación, capaz de poner en conocimiento de la sociedad los males que nos acechan.

Si quieres más información del tema puedes ver este interesante y bien documentado artículo de The Journalism School de la Universidad de Columbia

Pero estos casos terribles no solamente se han dado en la Iglesia Católica. Un caso ocurrido en Inglaterra que me ha conmocionado, pone de manifiesto la dejación de sus funciones por parte de las instituciones públicas.

Un tribunal de Sheffield ha condenado a dos hermanos de origen paquistaní a varios años de cárcel como dirigentes de una red implicada en un escándalo de violaciones y abuso sexual continuado que estalló en 2014 en la localidad de Rotherham, Yorkshire (Reino Unido)

Estos criminales habían creado una red de prostitución y esclavitud sexual infantil que llevaba funcionando desde 1997 hasta 2013. Al menos 1400 niñas entre 10 y 13 años que procedían de familias británicas blancas, en general pobres, fueron violadas, torturadas, vejadas, alquiladas, compradas y vendidas entre estos grupos de paquistaníes más o menos acomodados durante 16 años.

Las víctimas que fueron intimidadas con pistolas, rociadas con gasolina y amenazadas con ser quemadas, eran no solamente violadas sino golpeadas, torturadas por estos bestias. También les hacían presenciar violaciones cargadas de violencia y les decían que serían los siguientes si contaban a alguien lo que estaba pasando.

En septiembre de 2012, dos años después del encarcelamiento de cinco hombres de origen asiático por explotación sexual, el periodista del rotativo The Times, Andrew Norfolk, reveló un informe policial de 2010 donde se advertía de que esos delitos se cometían cada año en el condado de South Yorkshire por bandas paquistaníes.

Más de 200 documentos confidenciales ofrecían pruebas contundentes de que se trataba de explotación organizada.

Lo desconcertante de esta barbarie es que tanto la policía como los servicios sociales y el ayuntamiento en pleno lo conocían y no hicieron nada durante años para acabar con estos criminales. Una asistente social que lo denunció al ayuntamiento fue trasladada a otra población.

La explicación que han dado las autoridades es que no querían ser tachados de racistas ya que la red estaba formada íntegramente por paquistaníes, una minoría muy importante en Inglaterra. Y que sus superiores les habían dicho que se olvidaran del tema.

El gobierno municipal de Rotherham dimitió en pleno al estallar el caso y fue sustituido por una gestora nombrada por Londres.

Los componentes de la banda están por fin en la cárcel, pero ¿qué ha sido de los clientes, esos tipos asquerosos que violaban a las niñas? ¿Siguen en la calle elementos así?

¿En manos de quién estamos? Si el estado no es capaz de defender ni siquiera a los niños, ¿para qué sirve?

Para más información podéis leer el artículo de ABCy este de El Confidencial

 

Comentarios   

#1 Mercedes 13-03-2016 23:56
Pues yo no me la pierdo. El tema es muy interesante, aunque sé que lo pasaré mal. Muy bien por esta página que nos ayuda a seleccionar películas, porque, la verdad, a 10€ la entrada, es mejor ir sobre seguro.

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.