Ángela

Un libro imprescindible

Imperiofobia y Leyenda Negra

Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español

María Elvira Roca Barea

Prólogo de Arcadi Espada

Ediciones Siruela

imperiofobiaTodos los imperios han tenido su leyenda negra. Esa es la tesis de la que parte María Elvira Roca. Los ataques de los helenistas griegos a Roma fueron continuos, ellos son los ilustrados y llegan esos bárbaros y lo conquistan todo. En el caso de Rusia fue Francia la que comenzó la rusofobia, y por los mismos motivos, Francia tan culta, tan poderosa y llegan esos bárbaros y crean un imperio, y lo mismo le ocurre a Estados Unidos el último imperio. Roca Barea da un repaso a las leyendas negras de estos países para adentrarse con más intensidad en la Leyenda Negra por antonomasia: la española. Los países antes mencionados han tenido su leyenda negra, pero ninguna de esas leyendas ha perdurado. Cuando se habla de Leyenda Negra se sabe que se está hablando de España. ¿A qué se debe esto? A desentrañar este misterio y sobre todo, a desmontar esa Leyenda Negra se dedica Elvira Roca yendo a las fuentes, a los documentos originales, por un lado, y por otro, recogiendo estudios realizados por historiadores de prestigio para cada uno de los temas que trata. Un trabajo extraordinario.

La expulsión de los judíos es uno de los temas fundamentales  en la creación de la Leyenda Negra. Los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de los judíos el 31 de marzo de 1492 en Granada. Los judíos tenían un plazo de cuatro meses para abandonar el país, pero tenían la posibilidad de convertirse o de enajenar sus bienes. Ningún otro país les dio esa posibilidad. Porque fueron varios los países de los que fueron expulsados. El primero fue Francia, en 1182. Se confiscaron sus bienes y fueron expulsados. Pero la primera expulsión masiva fue en Inglaterra. En 1279, Eduardo I ordenó ejecutar a unos 300 jefes de las casas judías de Inglaterra y en el año 1290 se emitió el Edicto de Expulsión por el que los judíos fueron desterrados, pero antes, claro, fueron confiscados sus bienes. De Francia fueron expulsados en otras cuatro ocasiones más: 1306, 1321, 1322 y 1394. También fueron expulsados además del archiducado de Austria, de los ducados de Milán y Parma, de Lituania, de la Provenza, de Baviera, de Túnez, de los Estados Pontificios, de Orán (Argelia) y Portugal en 1497.

Da igual lo ocurrido, parece que el único país que ha expulsado a los judíos ha sido España. Hace mucho que los historiadores, incluso judíos, han investigado el fenómeno y han demostrado que España no fue el primero ni el último país que expulsó a los judíos, y que fue el país que mejores condiciones impuso, pero todavía se habla de la expulsión de los judíos de España. Se calcula que había instalados en España unos 160.000; más de 50.000 optaron por la conversión y se quedaron. Luis Suárez Fernández da una cifra máxima de 100.000 expulsados, aunque algunos historiadores rebajan esta cifra hasta 50.000 ya que muchos volvieron en poco tiempo aduciendo que habían sido bautizados fuera de España. Sin duda fue muy doloroso para ellos, más aún que en otros países, porque estaban muy arraigados en España, tanto es así que los judíos sefardíes han mantenido su cultura a través del tiempo. Es emocionante escucharlos cantar sus canciones o hablar en un español que comprendemos todos después de siglos fuera de España. Pero la verdad es la verdad: fueron expulsados de otros países antes y después que de España.

El otro tema que trae cola desde hace siglos es el de la Inquisición, que  por cierto “no nació en España, nació en el Languedoc en 1184” contra los cátaros. En Castilla se implantó en 1478 con la bula Exigit sincerae devotionis de Sixto IV. Aunque funcionaba  en muchos reinos europeos, como ocurre con la Leyenda Negra, cuando se habla de Inquisición, se habla de España. No vamos a entrar en detalles que María Elvira Roca explica muy bien, pero para hacernos una idea del funcionamiento de la propaganda antiespañola, nos sirven algunas de las cifras que nos ofrece: en 1972 el danés Gustav Henningsen y Jaime Contreras realizan una investigación, en principio para estudiar la brujería, revisando 44.000 causas abiertas por la Inquisición entre 1540 y 1700 y la cifra que resulta de este estudio es de 1.346 condenados a muerte por el Santo Oficio. Henry Kamen da una cifra de unos 3000 condenados a muerte en toda la historia de la Inquisición.

Y siguiendo con sus datos, el mismo Henningsen, especialista en el tema de la Inquisición y de la brujería, calcula que en la Edad Moderna fueron quemadas unas 50.000 brujas, de las cuales, la mitad en Alemania, 4.000 en Suiza, 1.500 en Inglaterra, 4.000 en Francia. En España, en Navarra,  27.

También hace mucho que los historiadores han desmontado el mito de la Inquisición, pero en el acervo popular todavía queda como la institución más maligna de la historia. Y buena no era, pero teniendo en cuenta las barbaridades que se cometieron en la época en otros países europeos, no hay comparación posible.

Sirva de ejemplo, las cometidas por los protestantes, sobre todo luteranos y calvinistas. Calvino en Ginebra en unos diez años ejecutó a unas 500 personas (entre ellas a Miguel Servet al que mandó a la hoguera) en una ciudad que en esos momentos tenía unos 10.000 habitantes.

Lutero, racista y antisemita radical, lanza diatribas contra los españoles porque dice que son impuros, que están mezclados con  los judíos, sobre los que escribió barbaridades como ésta: “Qué debemos hacer nosotros, los cristianos, con los judíos?.. Debemos primeramente prender fuego a sus sinagogas y escuelas, sepultar y cubrir con basura todo aquello a lo que no prendamos fuego para que ningún hombre vuelva a ver de ellos piedra o ceniza”. No solamente persiguió a los judíos. La persecución contra los católicos fue terrible y las luchas entre los protestantes (luteranos, calvinistas y  anabaptistas) produjeron miles de muertos. Lutero apoya a los príncipes alemanes cuando la población empobrecida se levanta contra ellos en la llamada Guerra de los Campesinos de 1524, lanzando sobre los pobres campesinos muertos de hambre diatribas como ésta: “Contra las hordas asesinas y ladronas, mojo mi pluma en sangre: sus integrantes deben ser aniquilados, estrangulados, apuñalados, en secreto o públicamente, por quien pueda hacerlo, como se mata a los perros rabiosos” ¿Han retirado alguna estatua de Lutero en Alemania? No, claro que no.

Las proclamas de Lutero difundidas con la recién creada imprenta fueron la base de la Leyenda Negra (tras los humanistas italianos) que llegaría al paroxismo en los Países Bajos con Guillermo de Orange, noble educado y apoyado por Carlos V lo que le permitió ascender rápidamente en el ejército. En su enfrentamiento con Felipe II, también estos nobles, con Guillermo de Orange a la cabeza, se apoyan en los protestantes contra España y la Iglesia Católica. Lutero demoniza a España porque apoya a los católicos contra los protestantes.

En los dos casos, tanto los nobles alemanes como los de los Países Bajos, quieren tomar el poder y se producen enfrentamientos entre los partidarios de los nobles y los partidarios del rey, produciéndose una serie de guerras civiles, que no antiimperiales, como dice Roca Barea, ya que la mayoría de los soldados no eran españoles. Por ejemplo en la Batalla de Mühlberg el ejército español estaba formado por 10.000 italianos, 8.000 españoles y 16.000 lansquenetes (soldados alemanes).

La imprenta es de nuevo fundamental en la difusión de la propaganda contra España, y a Guillermo de Orange le viene al pelo un libro que había sido publicado en España y que se  convierte en el principal instrumento de su leyenda negra.

La Brevísima relación de Fray Bartolomé de las Casas publicado en 1551 en España, fue traducido a varios idiomas (francés, holandés, inglés, alemán…) y tuvo un éxito extraordinario. Fray Bartolomé de las Casas presenta una España que esclaviza, tortura y mata a los indios por miles. Aunque de nuevo, todos los historiadores están de acuerdo en que el libro está totalmente alejado de la verdad, que Las Casas se inventa todo lo que cuenta, entre otras cosas, porque no estaba en el lugar que dice que ocurrieron los acontecimientos (sólo estuvo unos meses en América), se mantiene la idea de que España cometió atrocidades con la población india.

El descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492, se puede considerar la hazaña  más increíble acometida por cualquier país en el transcurso de la historia. Cruzar el Atlántico, recorrer de norte a sur y de este a oeste América, cruzar ríos que parecen mares, subir montañas de miles de metros de altitud para luego cruzar el Océano Pacífico y llegar a Asia, no lo hace cualquiera.

No nos vamos a detener mucho en explicaciones, mejor leer el libro, sólo anotar los agravios comparativos.

“El estatuto jurídico del Nuevo Mundo es el de la unión real con la Corona de Castilla. Comparten “el Consejo de Estado, el Consejo de Hacienda y Consejo de Guerra…Jurídicamente hablando, el Nuevo Mundo nunca fue una colonia de España y sus habitantes indígenas fueron tan súbditos de la Corona como lo eran los españoles peninsulares”. Es decir, que Castilla introduce todas sus instituciones en América. Esa es la diferencia fundamental con el sistema colonial. En el sistema colonial las colonias no tenían las mismas leyes ni los mismos derechos que la metrópoli.

Isabel la Católica fue la primera persona que se preocupó por los derechos de los indios: determinó que seguirían siendo los propietarios de las tierras que les pertenecían con anterioridad a la llegada de los españoles y en el año 1500, dictó un decreto prohibiendo la esclavitud. En 1511 fray Antonio de Montesinos inicia un movimiento a favor de los derechos de los indios y el rey Fernando el Católico convoca una junta de teólogos y juristas para estudiar la situación de los indios. Así llegaron las Leyes de Burgos en 1512, las de Valladolid en 1513, de nuevo se reúnen en Valladolid en 1551. En 1538 había reconocido a los indios la condición de sujetos de derecho.

Desde la llegada de los españoles se crean ciudades, se hacen carreteras, se prohíbe ocupar asentamientos de indios para fundar ciudades, se crean hospitales. En 1957, Francisco Guerra, catedrático de farmacología, presentó un estudio en el que demostraba que “Lima, Perú, en los días coloniales tenía más hospitales que iglesias, y por término medio, había una cama por cada 101 habitantes, índice considerablemente superior al que tiene hoy en día una ciudad como Los Ángeles”. Para ejercer la medicina en América era necesaria la misma titulación que en España. En 1551 se creó una cátedra de Medicina en la Universidad de México. Hasta dos siglos después no se creó la primera cátedra de Medicina en los territorios ingleses de Norteamérica.

En cuanto a la enseñanza, se fundaron más de 20 Universidades. La Universidad de Santo Domingo en 1538, La Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Perú  en 1551 ser la primera universidad fundada "oficialmente" con autorización real, Real Cédula y Real Provisión. Los portugueses y los holandeses no fundaron ninguna. La de Harvard, dedicada en principio sólo a Teología, se fundó en 1636. En 1580 Felipe II ordenó la creación de cátedras de lenguas indígenas. En Estados Unidos no se crearon hasta el siglo XX.

Que se produjeron actos violentos es seguro. Es imposible que no los hubiera. Toda conquista conlleva violencia. También es verdad que las epidemias de viruela, sarampión y otras enfermedades infecciosas que acompañaban a los españoles produjeron una gran mortandad, como estas mismas enfermedades la produjeron en Europa, pero se intentó por todos los medios controlarlas. Lo que también es seguro es que ningún otro país en la historia produjo tantas leyes en contra de la discriminación de los pueblos conquistados.

¿Cómo consiguieron unos centenares de españoles conquistar un continente? Porque muchos pueblos indígenas estaban esclavizados por otros. En el asedio a Tenochtitlán, contra los aztecas, Cortés, que había desembarcado con 500 hombres, contó con el apoyo de unos 200.000 indígenas. Los aztecas tenían aterrorizados a los otros pueblos indios. Los tenían esclavizados. En sus ceremonias los sacrificios humanos eran un espectáculo sangriento brutal. En un año podían asesinar entre 20.000 y 30.000 personas. Claro que apoyaron a Cortés, era su salvación. Y ahora, un tal López, Presidente de México por más señas, sale diciendo que la España pida perdón por la conquista de América por “los agravios que se cometieron y sufrieron los pueblos originarios” ¿Los pueblos originarios? Que se lo digan a los tlaxcaltecas, y los totonacas, por ejemplo, que consiguieron quitarse de en medio a los aztecas con la ayuda de Hernán Cortés. A lo mejor, este tal López, debería fijarse más en lo que han hecho los políticos mexicanos desde la independencia para acá. México se independizó en 1821. Han pasado casi 200 años y más del 70% de los indígenas mexicanos viven en la pobreza.

Los españoles que llegaron a América, se relacionaron con mujeres indias, formaron familias, se mezclaron sin ningún problema. Esta es otra diferencia con cualquier otro país. En México el 15% de la población es indígena, la mayoría de la población es mestiza, y una minoría blanca (como el tal López y su mujer Gutiérrez Müller). En Bolivia el 62,2% es indígena, el resto fundamentalmente mestiza. En Perú un 30%, el resto fundamentalmente mestiza.

Estas cifras contrastan con los datos en EEUU. Los ingleses nunca se mezclaron con los indígenas en EEUU. Los expulsaron de sus tierras y los masacraron.

Genocidio: Aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos

En el caso de los Inglaterra se puede aplicar el término genocidio (aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos) porque desde que llegaron a América su decisión fue aniquilar a los pueblos indígenas. Nunca los consideraron como humanos. Tenían que exterminar a los indios y repoblar con población inglesa.

Que la propaganda contra España ha funcionado a la perfección, es innegable. El éxito ha sido total. Ha convencido a todo el mundo, empezando por los españoles. Acabo de leer en internet que en Zugarramurdi fueron quemadas en la hoguera miles de personas. No recuerdo quien firmaba el artículo ¿Alucinio López? En realidad fueron cuatro mujeres y dos hombres, pero cualquiera tiene acceso a cosas tan absurdas como esa y se las creen.

Por eso este libro de Elvira Roca Barea es un libro imprescindible, para acabar con esa idea basada en la mentira de España como un país bárbaro del que hablaban los llamados ilustrados franceses. Sí, no podía faltar la Ilustración en la propaganda antiespañola. Un paso más, siempre un paso más. Es la leyenda negra de nunca acabar. Una propaganda antiespañola que ha sido utilizada por distintos países, grupos de poder, desde que España se convirtió en Imperio, pero que no ha dejado de  funcionar, como ocurrió con otros imperios, ni siquiera cuando hace dos siglos que dejó de serlo.

Recientemente en una entrevista Arturo Pérez Reverte refiriéndose a Elvira Roca Barea, sin nombrarla, dice que con este libro está blanqueando la Leyenda Negra. Creo que se confunde. No hay blanqueamiento. Lo que dice sobre la expulsión de los judíos, sobre la Inquisición, sobre la conquista de América, lo han dicho hace mucho tiempo los historiadores. No es nada nuevo. No se lo inventa. Que España tiene luces y sombras, como dice Pérez Reverte, está claro. Todos los países tienen luces y sombras; algunos tienen sombras tenebrosas y ahí está el imperio inglés, que basa su imperio en el tráfico de esclavos y la piratería, las matanzas de indios en América, la extinción casi completa de los nativos de Australia, la masacre de católicos en Irlanda, el colonialismo salvaje en la India; o Bélgica con más de diez millones de muertos en el Congo y apoyando junto con Francia las matanzas de tutsis en Ruanda (casi 1 millón en dos mes) hace dos días; y Francia con las matanzas durante su Revolución (que por cierto acabó en un emperador), y los miles de argelinos torturados y asesinados cuando reclamaban la independencia, y su participación en la destrucción de Libia (junto con Alemania, Inglaterra y Estados Unidos) y el colonialismo que mantiene en África que es la que realmente sostiene Francia con más de 440.000 millones que cobran cada año en impuestos a sus antiguas colonias. Y Alemania, además de los miles de muertos en su lucha por el poder (las mal llamadas guerras de religión), y el genocidio judío y los millones de muertos en Europa en su afán de conquistar el mundo? Y Rusia, mejor dicho, la Unión Soviética y sus millones de torturados, desterrados, asesinados, ¿no se merecen una Leyenda Negra?. Claro que estos casos no son leyendas, ni hablamos del siglo XVI; es la pura realidad y hablamos de los siglos XX y XXI.

Elvira Roca nos da toda la información para llegar a las fuentes. Es un gran trabajo bibliográfico. Pero, además, lo expone con un lenguaje claro y contundente y consigue que no podamos dejar de leer hasta la última página. Es un libro escrito con pasión, lo que le diferencia de otros muy interesantes escritos por buenos historiadores pero en muchos casos demasiado académicos, dirigidos más a estudiosos que a lectores en general. Elvira Roca escribe para todo el mundo, de ahí su gran éxito editorial. No sé cuántas ediciones lleva. Espero que este éxito continúe. Se lo merece ella y nosotros. Es un revulsivo contra la imagen distorsionada de España. La Leyenda Negra seguirá porque la propaganda continúa, pero al menos leyendo este libro tendremos capacidad de respuesta.

Entrevista con Elvira Roca en El Mundo

Conferencia Imperiofobia y Leyenda Negra

Conferencia Lutero y su mundo

Entrevista en CEDECOM

 

 

 

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Búsqueda

En línea

Hay 25 invitados y ningún miembro en línea