Ángela

La joven África en la encrucijada

Los misioneros combonianos, grandes conocedores de África, ya que hace más de 150 años están dedicados a ella, editan la revista Mundo Negro y cada tres años sacan un número especial en el que actualizan los datos de este gran continente. En el mes de mayo de este año 2019 salió el último especial, en el que se ofrecen tablas con datos de todos los países africanos: superficie, habitantes, materias primas, numero de hospitales, de escuelas, religiones que se practican en cada uno de los países, lenguas que se hablan en cada país...

AfricaLos temas tratados en los artículos son muy diversos y abarcan todos los aspectos de la vida de un país: política, economía, la situación de la mujer, la enseñanza…pero me ha resultado especialmente interesante la entrevista con Stephen Smith, antropólogo y experto en África subsahariana, a raíz de la publicación de su libro La huida hacia Europa sobre la emigración hacia este continente de los jóvenes africanos. Smith considera que esta emigración es tan mala para Europa como para África. Para África porque, a pesar de lo que se dice, la mayoría de estos jóvenes que emigran no son los que no tienen para comer, no son los pobres desesperados los que llegan a Europa, pues no tienen medios para hacerlo, sino jóvenes con estudios, con una preparación necesaria para el desarrollo de sus países de origen. Con la emigración África pierde su emergente clase media.

En relación con esto, recuerdo la conversación con un traductor árabe de un Centro de Primera Acogida de Madrid del que sacamos hace un tiempo un artículo: los niños del pegamento. La mayoría de los niños eran marroquíes, niños abandonados a su suerte ya en su país de origen, y por lo tanto muy problemáticos en muchos casos; pero habían comenzado a llegar jóvenes del África negra, jóvenes con estudios, que hablaban varios idiomas, con ganas de estudiar, de trabajar, de buscarse una vida mejor y, según este traductor, nada problemáticos.

Smith señala también que dinero que envían los emigrantes no sirven para el desarrollo del país, sólo permite a las familias vivir algo mejor, lo cual genera problemas de convivencia entre los vecinos. La vida del emigrante, en este y en todos los casos, es muy dura. Envían la mitad de su salario a las familias y ellos malviven en el país de acogida, con pocas posibilidades de integrarse en la sociedad, porque se limitan a la supervivencia, no tienen los recursos necesarios para participar en actividades que les permitan llevar una vida similar a la de las familias trabajadoras europeas. Eso es así siempre, por eso los emigrantes se suelen mover en los ambientes de sus paisanos, muy pocos, y después de mucho tiempo, se relacionan con los ciudadanos del país de acogida. La integración es muy difícil para cualquier persona, pero si llegan por miles el problema se multiplica. Ante este problema, Europa prefiere pagar a los gobiernos de los países africanos para que estos detengan a su propia población. Para Smith, esta solución no es buena. Muchos gobiernos se enriquecen con estas ayudas que no llegan a la población. Incluso pueden llegar al chantaje, añado yo: o me envías ayuda o te mando más gente.

La pérdida de la clase media genera problemas económicos pero también políticos. Los pobres no tienen tiempo para dedicarse a la política, bastante tienen con buscarse los medios para sobrevivir. Sólo con la clase media se puede construir la democracia, advierte Stephen Smith.

En África se ha producido el mayor aumento demográfico de la historia. En 1885 Europa tenía 275 millones de habitantes, África unos 100 millones. Poco más de un siglo después, Europa tiene unos 508 millones de habitantes y África 1.300 millones. La conclusión de este antropólogo es que la emigración por el momento seguirá aumentando, y sólo si se producen los cambios económicos y políticos necesarios en África para que la clase media se mantenga en su país, se desaceleraría la emigración.

Lo primero que llama la atención cuando se revisan los datos es la juventud de África. El 40% de la población es menor de 15 años. El 60% es menor de 25. Esta juventud es la mayor riqueza de África, estos jóvenes bien preparados pueden dar un vuelco a sus países. En Europa más del 15% de la población ha superado los 65 años. En España es aún peor. Según el INE, en 2031, los mayores de 65 años podrían llegar al 25,6%. En Europa la tasa de fecundidad está por debajo de la tasa de reemplazo generacional (2,1 por mujer) lo que conduce al crecimiento cero. En España también es peor, aproximadamente 1,3.

Pero volvamos a África. El crecimiento demográfico de África es tan extraordinario que como señalan en Mundo Negro, en el especial de la revista de 2016 el número de habitantes era de 1.250, tres años después son 1.300 millones. Lo cual no quiere decir que sea un continente densamente poblado. Por ejemplo, Angola, con 31.799.252 habitantes tiene una densidad de población de 25 h/km2… La densidad de población es muy superior en Europa: Bélgica tiene una densidad de población de 376 habitantes por km2,  Alemania 232h/km2, Italia 200 h/km2, Dinamarca 135 h/km2.  España está muy por debajo: 93 h/km2. África 96,51 h/km2.

Otra cosa llama mucho la atención: China. Desde hace apenas unos quince o veinte años, China se ha convertido en uno de los principales países importadores y exportadores en todos los países africanos. En algunos países el primero. Hasta el punto de crearse un neologismo: Chináfrica. Entre 2006 y 2018 el comercio chino en África se incrementó un 226%. Aunque no es el único país que ha puesto la vista en este continente, India lo incrementado un 292%, Rusia un 335%, Turquía un 216%...

China ha comprado grandes extensiones de tierras cultivables en África (también en Australia, Nueva Zelanda  e Hispanoamérica). China tiene una superficie de 9,597 millones km², pero solamente el 10% de las tierras son arables, y una población de 1.392.730.000 habitantes; África tiene una superficie de 30,37 millones km²  (3 veces superior a la de China) y una densidad de población 96,51 h/km2 (poco más que España). Así es que los chinos lo tienen claro: necesitamos tierras cultivables y tenemos muchos dólares para comprarlas; África tienes muchas tierras y poca población ¡Allá vamos!

China hace lo mismo que todos los países que llevan más de un siglo saqueando a los países africanos: importa oro, petróleo, gas, materias primas imprescindibles para su desarrollo y a cambio les vende maquinaria, equipamientos químicos, alimentos, en fin, productos manufacturados. Además tienen mano de obra más barata que en su país. La diferencia con las potencias occidentales que han dominado África hasta ahora, Francia, EEUU, Inglaterra fundamentalmente, es que los chinos están siendo más pragmáticos y se basan en el principio de no injerencia. China ha prometido más de 60.000 millones de dólares para la financiación de infraestructuras en todo el continente (carreteras, ferrocarriles), a cambio del derecho de explotación durante muchos años de los recursos que le interesen en cada país. Es el primer país con inversiones en África (21,3%). China se ha metido de lleno en África no sólo para vender mejor sus productos. China tiene una barbaridad de dólares (1,3 trillones); si el dólar se desploma, China también. Algunos analistas opinan que con estas inversiones China se deshace de una parte de esos millones pasándoselos a los países africanos a cambio de sus recursos naturales tangibles. Si cae el dólar, los que tendrán el problema serán los países africanos.

Sea cual sea el resultado de estas operaciones, la joven África está en la encrucijada. Con una población tan joven y bien preparada y con buenas infraestructuras puede desarrollarse de manera espectacular. Pero también existe la posibilidad de que el desastre sea aún mayor si además de esquilmar sus materias primas, como hasta ahora, los nuevos y los viejos depredadores les dejan sin sus mejores tierras. Conoceremos el resultado en unos años.

Para saber más:

Revista Mundo Negro. Especial África 2019

China coloniza África

China en África, una estrategia híbrida

 

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Búsqueda

En línea

Hay 139 invitados y ningún miembro en línea