Ángela

10-4-2020

Desde mi guarida

Castigo de dios

La vida se ha convertido para todos nosotros en una “no vida”, una no vida normal y corriente. Levantarse temprano, una ducha rápida, la ropa elegida el día de antes para no perder tiempo por la mañana, un desayuno más rápido todavía, y salir corriendo a coger el metro o el coche para llegar a trabajar o a estudiar a la hora en punto. Y pasar una jornada con los compañeros algunos buenos, otros regulares y otros malos; y con jefes también buenos, malos o regulares; o visitando casas para arreglar la fontanería; o vendiendo pan, ropa o lo que sea. Y al acabar la jornada a casa directamente, o al gimnasio o a tomar algo con los amigos y luego a casa, una casa buena mala o regular, con la familia, la pareja o con el gato, depende de la suerte. Y resulta que, de repente, esa vida ha desaparecido, no nos queda nada de lo que hasta hace un mes era nuestra vida. Encerrados las 24 horas del día, le damos muchas vueltas a la cabeza. El miedo se está apoderando de nosotros. Primero el miedo a la enfermedad y la muerte, y luego, al futuro, a lo que nos deparará el futuro. El miedo nos paraliza, no hay nada más que ver la reacción de millones de personas ante las decisiones del gobierno. Nos dicen que nos tenemos que quedar en casa, y millones de personas nos quedamos sin rechistar. Nos dicen que vamos a estar encerrados otros quince días más y asentimos como corderitos. Nos dicen que van a controlar todos nuestros movimientos rastreando nuestros móviles, y lo aceptamos. Nos dicen que pueden dar nuestros datos a quienes ellos quieran, y nos callamos (1), y así todo.

LapestedeAtenasCoronavirus. Ese sería el título concreto, directo, como La peste de Albert Camus. Cuando se hable del coronavirus, esta generación y la siguiente, y la otra, sabrán de qué epidemia estamos hablando. No sólo por la cantidad de muertos, sino también porque después de él nuestro sistema de libertades habrá desaparecido.

En estos días he oído a más de uno decir que “a ver si así aprendemos a no derrochar”(¿), a ver aprendemos no sé qué.. Yo me quedo atónita. ¿Un virus es el castigo que nos merecemos por nuestros errores? Esto no se lo he oído a gente de una secta milenarista, o a los Testigos de Jehová, ni a luteranos que consideran que el hombre debe ser castigado por sus pecados, no, se lo he oído a gente de izquierdas, y no sólo de la izquierda totalitaria que al fin y al cabo tiene su religión como los católicos, los protestantes o los islámicos tienen la suya. También se lo he oído a libertarios. Esta terrible situación nos viene dada por nuestra forma de vida. Las siete plagas de Egipto nos han caído en forma de virus porque nos hemos portado mal. 

Yo me pregunto ¿de qué derroche están hablando?, ¿qué derrochamos la mayoría de la gente?. Hasta hace unos años, al menos la mayoría de la gente tenía una casa en propiedad, ahora ni eso. Trabajar para pagar una hipoteca o el alquiler, para comer, para mantener un coche que utilizamos para trabajar y como mucho dar una vuelta el fin de semana ¿eso es derrochar?, ¿de qué gente hablan? Porque a la mayoría de la gente no le da para nada más. A los políticos, sí. Ellos van a seguir cobrando sus buenos sueldos para mantener su chaletazo con piscina, jardín, chófer y todo lo que necesita gente tan inepta como ellos, tipos y tipas que no saben organizar ni una comunidad de vecinos.

Esa actitud de “lo tenemos merecido” es la perfecta para no criticar a un gobierno de incapaces, que todavía siguen diciendo que lo han hecho muy bien. Tan bien, que España es el país con más muertos. A día de hoy suman  157.022 contagiados, y casi de 16.000 muertos, más que ningún otro país con relación al número de habitantes.

No sabemos si el virus ha salido de un laboratorio chino o capuchino, si ha sido a propósito o por negligencia, pero que en cualquier caso está matando a los viejos que son los que menos consumen, a ellos va dirigido el castigo que según estos necios nos merecemos por nuestro consumismo. ¿Se han parado a pensar un minuto lo que dicen?

Una amiga que trabaja en una empresa dedicada a atender personas mayores en sus casas todavía está esperando, después de un mes, los test para ver si está contagiada ella y sus compañeras, todas ellas en grupo de riesgo; cuando sé de buena tinta que una empresa de logística recibió hace más de quince días 50.000 test que siguen en su almacén porque el Ministerio de Sanidad todavía no les ha dicho a dónde hay que enviarlos, a pesar de que cada mañana el personal encargado de la distribución, desesperados e impotentes, se dirigen a ellos para ver qué hacen. Todos los días les dicen lo mismo: no se preocupen, ya lo sabemos, ya les avisaremos.  Y así un día tras otro. Desesperante.

Lo único que ha hecho este gobierno hasta ahora es prohibir. Eso se les da muy bien. Prohibir salir a la calle, prohibir difundir noticias que no sean las que a ellos les interese, amenazar a los que se atrevan a decir algo en contra de sus decisiones, pero nada que arregle la situación. Y todavía dicen que no han hecho nada mal.

jEl científico italiano Sergio Romagnani en unas declaraciones a El Confidencial dice que Véneto está controlando el coronavirus porque no ha seguido a la OMS. Este eminente científico ha indicado las directrices a seguir en esta región italiana desde el primer momento con Andrea Crisanti que ha dirigido toda la operación. El resultado de dichas directrices ha sido extraordinario, basta comparar las cifras de contagiados en esta región con su región vecina, Lombardía para demostrarlo. En el último registro (a la fecha de la entrevista 7-4-2020), Véneto registraba 662 muertos y 11.000 casos confirmados; mientras Lombardía superaba los 9.200 fallecidos y contagiados 52.000, con casi el mismo número de test. ¿Qué han hecho en Véneto? En primer lugar, hacer test a todos los habitantes de Vò Euganeo , un pequeño pueblo de 3.500 habitantes, uno de los primeros pueblos con casos confirmados y aislar a todos los positivos incluidos los asíntomáticos, pero no se aisló a toda la población. El aislamiento de los positivos unido a la utilización de mascarillas es fundamental para parar la epidemia, según él. El virus es muy peligroso en ambientes cerrados como los hospitales y sobre todo las residencias y otros lugares cerrados como los ascensores (mejor no utilizarlos). Explica también hay que buscar los anticuerpos del virus y que se podría utilizar la sangre de las personas contagiadas y curadas para curar a pacientes. Muy esperanzador. Ellos han hecho todo lo contrario de lo que se ha hecho aquí.

Está muy bien aplaudir a los médicos y a todo el personal sanitario, se lo merecen; pero también tendremos que pedir cuentas a nuestros políticos que han hecho todo mal. Si en otros países lo han hecho igual de mal que les pidan cuentas sus ciudadanos.

1- Boletín Oficial del Estado. 28-3-2020. 1- Encomendar a la Secretaría de Estado de Digitalizaciones e Inteligencia Artificial… el desarrollo urgente de una aplicación informática… que permitirá la geolocalización del usuario a los solos efectos de verificar si se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar. La aplicación puede incluir dentro de sus contenidos enlaces con portales gestionados por terceros con el objeto de facilitar el acceso a información y servicios disponibles a través de Internet (¿)…El Ministerio de Sanidad…autoriza a la Secretaría General de la Administración Digital a recurrir a otros encargados en la ejecución de lo previsto en este apartado. (Vamos, que le van a dar nuestros datos a quien se les ocurra).

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Ensayo

Búsqueda

En línea

Hay 323 invitados y ningún miembro en línea