Ángela

Desde mi guarida

21-8-2020

Maldita censura
El mundialista Bertrand Russell, decía:

“Yo pienso que el tema que será de mayor importancia políticamente, es la psicología de masas… Los psicólogos sociales del futuro… van a tratar métodos diferentes para producir una convicción firme de que la nieve es negra… Cuando se haya perfeccionado la técnica, todo gobierno… podrá controlar a sus súbditos de manera segura sin necesidad de ejércitos ni policías”.

En estos últimos tiempos están proliferando las páginas web dedicadas a decidir qué información es buena o mala, verdadera o falsa, como si los ciudadanos no fuéramos capaces de discriminar la verdad de la mentira. Nos vamos a referir a maldita.es y al tratamiento que le da a un grupo de médicos que han lanzado un vídeo exponiendo sus dudas a la forma en que el gobierno está actuando frente al coronavirus; se refiere a ellos como “un grupo negacionista del coronavirus y autodenominado Médicos por la verdad. Empiezan por llamar negacionistas a estos médicos, cuando ellos mismos declaran que no niegan la existencia de una enfermedad grave; lo dice claramente la Dra. Albarracín: “No estamos negando la enfermedad COVID 19, ha habido una alta mortalidad por esta enfermedad. No somos negacionistas. No decimos que no ha habido enfermedad, claro que la habido, pero es que esta enfermedad es indistinguible de un síndrome de ADE, por sus siglas en inglés, de una mejora inmunológica dependiente de anticuerpos”. Lo que niegan es que funcionen los PCR y critican la medidas tomadas por el gobierno para tratar la enfermedad.

Comienzan criticando a estos médicos por el tema de la mascarilla. Afirman los de maldita que “el uso de la mascarilla sí es útil para minimizar el riesgo de contagio”, como si los médicos hubieran dicho que no son necesarias. En el vídeo, Natalia Prego Cancelo, médico, dice que la mascarilla solo deberían utilizarla “los médicos, cuidadores, sanitarios y enfermos” y que, como mucho, sería “recomendable su uso obligatorio en zonas de alta contagiosidad, como hospitales”, pero que no hay evidencias científicas de que su uso generalizado sea útil. La Sra. Prego no dice nada raro. La misma OMS no defiende el uso obligatorio de las mascarillas. En un informe del 9 de julio la OMS recomienda “utilizar mascarillas de tela al encontrarse en espacios cerrados y en los que exista hacinamiento”. En ningún momento dice que haya que utilizarla en la calle, ni de forma generalizada. Sí recomienda que “el personal sanitario y los cuidadores que trabajan en todos los entornos clínicos utilicen ininterrumpidamente una mascarilla médica durante todas las actividades ordinarias que realicen en su turno. Esto es exactamente lo que dice Prego.
En Francia no es obligatorio el uso de mascarillas de forma generalizada; hasta el 19 de julio no se ha obligado el uso de mascarillas en espacios cerrados como tiendas, centros comerciales, bancos, etc. En Alemania no ha sido nunca obligatorio llevar la mascarilla en espacios abiertos, sólo en edificios públicos o establecimientos. En Bélgica es obligatorio su uso en espacios cerrados desde el 11 de julio, anteriormente sólo era obligatoria la mascarilla en los transportes públicos o en profesiones en los que el contacto con el cliente es muy cercano peluquerías, dentistas, etc. En Noruega, Suecia o Dinamarca no sólo no son obligatorias las mascarillas, sino que ni siquiera recomiendan su uso generalizado. Maldita no se ha leído las normas de la OMS, ni por supuesto, han echado un vistazo a lo que se recomienda en otros países.



En el repaso al vídeo, la segunda cuestión son las pruebas PCR. En este apartado entra maldita en la descalificación directa de la doctora Albarracín refiriéndose a ella como “la homeópata” María José Martínez Albarracín. La doctora Martínez Albarracín, ahora jubilada, es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Murcia, catedrática en Procesos Diagnósticos Clínicos. Ha sido profesora de Bioquímica, Inmunología, y Técnicas Analíticas Instrumentales en el Ciclo Superior de Formación Profesiónal de “Laboratorio Diagnóstico Clínico”. Vamos, que algo sabe de virus y coronavirus. Además cuenta con un postgrado en Homeopatía Unicista y Psicoterapia Gestalt. Lo de la homeopatía es, además. Hay que ser miserable para intentar desacreditarla obviando su curriculum.
La doctora Albarracín afirma y explica por qué las pruebas PCR no son fiables para detectar el virus, para empezar porque “no está claro que el sars-cov-2 se haya aislado correctamente”, dice que “se puede confundir el virus de ARN con vesiculas extracelulares o exosomas que contienen proteinas y ARN, que se pueden confundir con un virus. Habría que hacer cultivos celulares para confirmarlo. Los test PCR hacen una secuenciación de un material genético que tiene que transformar previamente ARN a ADN y luego hacer la lectura de la secuencia de nucleótidos y que coincida con lo que se supone que pertenece al virus, pero el problema es que la PCR solo analiza unos 200 nucleótidos mientras que la secuencia genómica del virus tiene cerca de 30000, luego el fragmento para comparar es muy pequeño. Además, el sars-cov-2 comparte el 80% de su genoma con el sars-cov-1 y por tanto puede ser este el que se detecta y no el 2, además de poder coincidir con otros coronavirus".
Contraponen su opinión a la de José Manuel Bautista, catedrático de Biología Molecular que coordinó el laboratorio de detección COVID-19 de la Universidad Complutense de Madrid, que afirma que “no es cierto que la PCR que se está utilizando ahora sea inespecífica”. “Los cebadores para amplificar (sustancias necesarias en la reacción en que se basa las PCR) son específicos para SARS-CoV-2 (el coronavirus que causa la enfermedad) y no para otros virus. Está demostrado en muchas publicaciones. Hay otros PCR generalistas para detectar más coronavirus, pero los que se usan ahora son altamente específicos". Muy bien. No sé cuál de los dos tiene razón, porque yo, como los de maldita, no tengo ni idea de coronavirus, pero tan catedrático es el señor Bautista como la señora Albarracín. Omitir un currículum como ese, es mentir, señores de maldita. Cuando quieran denigrar al señor Bautista que van a decir de él ¿que hace senderismo omitiendo que es catedrático? Un suponer.
Pero es que, resulta que la Dra. Albarracín no es la única que pone en duda la eficacia de las pruebas PCR para detectar el virus. En un informe del 9 de julio, dice la OMS: “Detectar ARN vírico no por fuerza significa que una persona sea infectante y pueda contagiar el virus a otra persona”. En otro informe del 5 de junio, señala la OMS: “No obstante, la presencia de ARN vírico no equivale a la de un virus viable, es decir, capaz de multiplicarse e infectar, y además transmisible y capaz de constituir un inóculo suficiente para iniciar una infección invasora”.
Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la OMS, respondía el 8 de junio a un periodista que “parece raro que una persona asintomática transmita el virus”.
Otro que ha puesto en duda la efectividad de las pruebas PCR (porque, entre otras cosas, da muchos falsos positivos), y el uso obligatorio de las mascarillas en todo lugar y situación, así como la eficacia del confinamiento de la población es Jon Ander Etxebarria, Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi, en un artículo publicado en la web del colegio de biólogos y que ha sido retirado de la misma pocos días después, y al que han insultado y al que amenaza con tomar medidas el propio colegio, porque cualquiera que se salga del guión establecido por el gobierno es tachado inmediatamente de loco o de bobo.
Sin embargo, Juan Luis Muñoz Bellido, jefe de Servicio de Microbiología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca señala que la PCR es una técnica «muy fiable» en los periodos iniciales de la enfermedad (la primera semana desde el inicio de los síntomas) pero que después baja la fiabilidad porque la cantidad de virus presente en la nasofaringe es cada vez menor y, por tanto, pueden empezar a darse falsos negativos. «Los resultados positivos suelen ser bastante fiables, pero puede haber falsos negativos». En conclusión, el desacuerdo es total. ¿Quién tiene razón? Ni idea. Se trata de seguir investigando, no de poner por mentirosos a los que no dicen lo que diga maldita o el gobierno.

Otra controversia es la relación entre la vacuna de la gripe y la COVID 19. Afirma maldita que no hay evidencias sobre la relación entre la vacuna de la gripe y la COVID 19. Resulta que evidencias sí hay. Juan Gastón, responsable de Farmacia del Hospìtal de Barbastro es el autor de un estudio realizado entre 90 pacientes que fallecieron por coronavirus en la zona de Barbastro, en el que se indica que el Polisorbato 80, sustancia presente en la vacuna antigripal para mayores de 65 años, multiplica por cuatro el riesgo de muerte por coronavirus. El mismo autor declara que él no es antivacunas, y de hecho se vacunará este año contra la gripe, pero con la vacuna para jóvenes, no la que lleva Polisorbato 80.
Este no es el único estudio que relaciona la vacuna contra la gripe con el coronavirus. Matilde P. Machado, profesora de Economía de la Salud y Microeconometría Aplicada de la Universidad Carlos III de Madrid, en un artículo publicado en su blog nada es gratis ha revisado la cobertura de las vacunaciones de la gripe en distintas comunidades. Por otra parte, ha tomado los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), para analizar las diferencias entre las muertes esperadas en un determinado periodo y las que se registran realmente y ha observado que cuanto mayor es el porcentaje de mayores de 65 años vacunados, mayor es el exceso de defunciones atribuidas directa o indirectamente a la COVID-19. “Finalmente, cabe destacar que para poder establecer causalidad entre la efectividad de la campaña de vacunación de la gripe y la mortalidad por COVID-19 sería necesario un estudio mucho más complejo”.
Queda claro que evidencias sí hay, lo que no hay son certezas, por eso tanto Juan Gastón, responsable de Farmacia del Hospìtal de Barbarstro, como Matilde P. Machado, profesora de Economía de la Salud y Microeconometría Aplicada de la Universidad Carlos III de Madrid, hacen lo que se supone que tiene que hacer todo científico: seguir investigando.

Otra cuestión que plantean médicos por la verdad es la eficacia del confinamiento. Desde el inicio de la pandemia hemos escuchado en múltiples ocasiones hablar de la inmunidad de rebaño, o inmunidad colectiva. Esta inmunidad se produce por contacto entre personas contagiadas y sanas; cuantos más anticuerpos tengamos mejor nos enfrentaremos a este o cualquier otro virus. Lo explica el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos cuando responde a la pregunta ¿Es bueno o malo tener anticuerpos de coronavirus? “Sin lugar a dudas, es bueno tener anticuerpos tras la exposición al SARS CoV-2. Significa que tras la exposición al virus, hemos desarrollado una respuesta inmunitaria eficaz que ha desembocado en la producción de unos anticuerpos que en la mayoría de los casos neutraliza el virus y nos defiende frente a él”.
Por eso, hay países que en ningún momento se han planteado el confinamiento de toda la población, como se ha hecho en España, un confinamiento total durante casi cuatro meses. Con el confinamiento esa inmunidad colectiva no se ha producido. Nos han encerrado durante meses y a pesar de eso, seguimos a la cabeza en el número de fallecidos en el mundo por número de habitantes (el gobierno habla de 28.000, otras fuentes de más de 40.000). Luego, el confinamiento no ha funcionado para controlar la enfermedad, y sin embargo, la paralización del país nos ha llevado al desastre económico.
No sé lo que habría pasado sin ese confinamiento tan salvaje, lo que sí sé y todos sabemos es que tenemos más muertos que nadie y, además, una ruina económica y social de la que nos costará años salir. Y lo que también sabemos todos es que otros países que no han tenido un confinamiento tan brutal han continuado trabajando y no sufrirán unas consecuencias tan nefastas. Y a todo esto Pedro Sánchez de vacaciones. Como lo ha hecho todo tan bien, se ve que se las merecía. Millones de personas en paro, sin perspectivas a la vista de volver al trabajo, y el presidente a cargo de este desastre “viviendo como un rey”.

El asunto no es quien lleva razón. Lo fundamental es que personas cualificadas están siendo insultadas, desprestigiadas por tipos mediocres como los de maldita que consideran bulo cualquier opinión que se aleje de lo que dice el gobierno. No es solamente que se atente contra la libertad de opinión, se atenta contra la "libertad del conocimiento"; no están insultando a personas sin preparación (tampoco sería admisible, cada uno que diga lo que quiera que ya nos encargaremos los ciudadanos de hacerles caso o no), están insultando a personas con conocimientos similares o superiores a los de los órganos oficiales. Personas valientes, porque hay que ser valiente para enfrentarse a toda esta caterva de indocumentados, arriesgarte a que te insulten, intenten desprestigiarte o incluso quedarte sin trabajo como le ha pasado a uno de estos médicos el Sr. Ángel Ruiz-Valdepeñas, médico de urgencias que fue suspendido por el Govern  por participar en un acto en contra de las mascarillas en Madrid.
Ya se sabe: el que se mueve no sale en la foto.

 

 

 

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Ensayo

Búsqueda

En línea

Hay 28 invitados y ningún miembro en línea