Ángela

12-3-2021

¿Imposición del español?

Me manda mi gran amiga Consuelo, colombiana ella, un artículo con el listado que alguien ha hecho sobre las 10 ciudades donde mejor se habla español, teniendo en cuenta, dicen, la forma de hablar neutra y clara. De un total de diez, tres son ciudades colombianas: Armenia (la ciudad de mi amiga; así está ella, más contenta que unas castañuelas), Medellín y Bogotá. También aparecen Lima, San José (Costa Rica), Andalucía, Castilla, así en general y otras ciudades; en fin un listado como podría ser cualquier otro. Cada uno tenemos el nuestro. En mi listado entraría también Colombia por esa forma de hablar clara, suave sin resultar empalagosa. Y desde luego entraría Murcia, supongo que por motivos familiares. Me encanta esa forma alegre de hablar, con esas eses que se van dejando por el camino que le quitan dureza a la lengua y esas palabras cantarinas y tan descriptivas. No es lo mismo una gran nevada que “un nevazo que es  la orden”; a mí me saben mejor los alcanciles que las alcachofas; puede que haga mucho frío, pero cuando dices ¡qué helor! la cosa ya se ha puesto fea. Y ese deje que hace a los murcianos tan cercanos, como si te conocieran de toda la vida.

mapaespaolenelmundoTeniendo en cuenta que más de 577 millones de personas hablan español en el mundo, de los cuales 480 millones lo tienen como lengua materna, el listado podría ser amplísimo. El español es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, solo por detrás del chino mandarín. También es la segunda lengua en el cómputo global de hablantes (dominio nativo + competencia limitada + estudiantes de español), según el último estudio del Instituto Cervantes. Y sin embargo, en algunas zonas de España los niños no pueden cursar sus estudios en español. Un disparate.

Los independentistas no paran, y siempre encuentran compañeros de viaje dispuestos a secundarlos. Resulta que Podemos y Más Madrid, junto con los independentistas catalanes, vascos y gallegos, consideran el español una lengua impuesta y presentarán en el Congreso una proposición no de ley para acabar con la "imposición legal del castellano" en España.

Reclaman emplear el catalán o el euskera en el Congreso, en el Tribunal Supremo, en el Constitucional, en la Audiencia Nacional y en organismos como RTVE o la Agencia Tributaria, así como etiquetar los productos en esos idiomas. Y piden el "reconocimiento internacional" de estas lenguas "en paridad con el castellano". Y algunas cosas más. Estos mismos tipos son los que niegan a los niños el derecho a aprender en su lengua materna, o sea el español, en los colegios públicos de sus correspondientes feudos, y lo han conseguido con la anuencia de los partidos políticos supuestamente “nacionales” de derechas o de izquierdas, que da exactamente igual. Y que denuncian a los comercios que rotulen en español (y los tribunales admiten la denuncia e imponen multas). Un disparate tras otro.

Pues estos mismos quieren acabar con la "imposición legal del castellano" en España. La lengua oficial de España es el español o castellano. Yo prefiero el término español, más que nada porque es la lengua oficial de España como el francés es la lengua oficial de Francia, el alemán de Alemania, o el inglés de Inglaterra. Pero me da igual español o castellano. El caso es que en España todos hablamos español y en algunas regiones se hablan además otras lenguas, como ocurre en muchos países.

Pero volvamos a lo de la “imposición”. Si hay una lengua impuesta en España es el euskera batua o vasco unificado. El eusquera batúa es “el vasco escrito y normalizado para la enseñanza desde el Congreso de Aránzazu, en 1968”, señala Gregorio Salvador, dialectólogo y lexicólogo y miembro de la Real Academia Española, fallecido hace unos meses, en su libro “Lengua española y lenguas de España”. Editorial Ariel, 1987. “El eusquera batúa es una lengua recreada…sobre la base fundamental del guipuzcoano de Beterri, es decir, de la parte próxima a San Sebastián, con unos diestros toques de labortano, la variedad vasco-francesa de más rica tradición literaria”. O sea, que es una lengua inventada, creada en laboratorio podríamos decir. Gregorio Salvador nos explica cuáles son las lenguas vascas: vizcaíno, guipuzcoano, alto navarro septentrional, alto navarro meridional, bajo navarro occidental, bajo navarro oriental y labortano. Son lenguas incomprensibles entre sí. Tan incomprensibles como el batúa. Recuerdo hace años un paseo por un valle precioso de Güipuzcoa. Un gran amigo que había aprendido en la escuela, se dirigió a unos señores mayores que charlaban animadamente en eusquera para preguntarles si íbamos en la buena dirección. Los hombres le miraban atentamente mientras Josu, un tipo encantador, hacía todos los esfuerzos posibles para hacerse entender. Al cabo de un momento, uno de esos hombres le dice en un perfecto español: “Mira no te entiendo nada, ¿por qué no hablamos en español”. Su euskera batúa no lo entendían en aquel valle, ni en ningún otro.

Así es que han creado una lengua nueva que se ha impuesto sobre todas las demás, a tal punto que desaparecerán todas ellas en unos años por falta de hablantes.

No solamente se ha impuesto sobre las distintas lenguas vascas, también sobre el castellano que, como dice Gregorio Salvador, “es exclusivo en un tercio, el occidental, de Vizcaya y en casi toda la provincia de Álava”. Es decir, en zonas donde nunca se ha hablado ninguna lengua vasca se obliga a estudiarlo en el colegio como si fuera su lengua materna.

En su propuesta de ley estos grupos independentistas más Podemos y Más Madrid, exigen acabar con los "privilegios" del castellano. Para privilegiados, los hablantes de cualquiera de estas lenguas que pueden presentarse a una oposición en cualquier sitio de España, porque nadie les exige una segunda lengua, y sin embargo desde otras zonas no se puede hacer lo mismo en Cataluña, Valencia, Galicia o País Vasco. Sirvan como ejemplo los numerosos presentadores de televisión o de radio catalanes, vascos, gallegos, o valencianos trabajando en las distintas cadenas generales privadas o públicas, a ver si al revés el porcentaje es el mismo. También podríamos poner como ejemplo a los médicos y profesores o cualquier otro empleo en la Administración. Tiene delito que un toledano, un conquense, extremeño o de donde sea no pueda trabajar libremente en España cuando todos hablamos la misma lengua. Es más fácil trabajar en México, Colombia, Argentina que en muchos lugares de España. Eso no ocurre en ningún país del mundo.

¿Imposición del castellano? No. La imposición es la de las lenguas minoritarias sobre el castellano que es la lengua de todos los españoles. Esa es la realidad.

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Ensayo

Búsqueda

En línea

Hay 172 invitados y ningún miembro en línea