Ángela

12-6-2021

El crimen más atroz: el asesinato de un niño
Estamos asistiendo a un espectáculo vergonzoso. Las televisiones retransmiten cualquier cosa relacionada con el terrible crimen cometido por un asesino capaz de secuestrar, y matar a sus dos hijas, Anna y Olivia, para luego arrojarlas al mar, aunque todavía una de ellas sigue desaparecida, al igual que el asesino. El espectáculo de las televisiones es indignante: psicólogos, psiquiatras que dan su versión de cómo era o dejaba de ser el asesino; periodistas que cuentan cosas sin pensar que esa información puede afectar a la pobre madre; vecinos, conocidos, en fin, la cantidad de gente necesaria para ocupar las horas y los días, cuando lo que todos sabemos es que un hijo de puta ha matado a dos niñas pequeñitas, sus propias hijas.
Barco bsqueda niasEn este espectáculo lamentable, irrespetuoso con la propia madre, el colmo ha sido la intervención de una periodista, loca de atar (no voy a dar el nombre para no darle publicidad), que ha entrado de manera enloquecida insultando a los hombres tertulianos del programa diciendo ¡vosotros sois culpables!, porque ¿cuántas veces habéis ido a manifestaciones contra la violencia machista? ¡Nos están matando!, gritaba como una posesa. Cuando uno de ellos le ha respondido que él no tiene nada que ver con ese criminal, y no le puede hablar así, ella pasa del insulto a la cursilería: “no me regañes”. Esta mujer a lo mejor debería estar en un psiquiátrico en lugar de un plató de televisión. ¿Un criminal asesina a sus hijas y todos los hombres son culpables? Hablan en todos los medios de comunicación de violencia machista, de violencia de género. ¿Este tipo no habría matado a sus hijas si en lugar de niñas fueran niños? ¿Si las niñas fueran niños ya no sería violencia machista? Cuando son las madres las que matan a sus hijos ¿es violencia feminista? Porque hace unos 10 días una mujer asesinó a su hija de cuatro añitos, pero la majadera esta no se ha acordado de ella.


Por desgracia, el caso de Tenerife no es el único caso de niños asesinados por sus padres o sus madres. Cada cierto tiempo surge un monstruo capaz de cometer estos crímenes horrendos. Monstruos con aspecto de hombre y de mujer. Tan malvado es este tipo asqueroso como la mujer que mató a su hijo de dos años de una forma horrorosa: “Le ató los pies con una cuerda, le rodeó la cabeza y el cuello con una cinta de embalar y le asestó 67 puñaladas en el abdomen y en la ingle. Luego le rodeó el cuello con un cordón y con un cable del cargador de un teléfono móvil y apretó”.
GuardiaCivilO como el bestia que mató a sus dos hijas ¡con una sierra eléctrica! O como la madrastra de un niño de 10 años al que torturó sistemáticamente hasta que un día estuvo golpeándole durante casi una hora, lo duchó con agua fría y no conforme con eso le pegó con un palo con punta metálica hasta matarlo. O la pareja de lesbianas brasileñas que adoptaron un niño al que amputaron el pene porque querían una niña, y ante la negativa del niño a vestirse como una niña, lo mataron de doce puñaladas mientras dormía y quemaron su cuerpo.  Son monstruos.
Los asesinatos de niños son ejecutados tanto por hombres como por mujeres. Pero no sabemos con certeza cuántos niños son asesinados por mujeres porque esos datos no se registran. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece datos del número de personas asesinadas por rango de edad pero no especifica la relación entre la víctima y el asesino. Desde el año 2013 en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y ahora el de Igualdad, se recogen datos de los niños asesinados pero sólo los asesinados por sus padres o por las parejas de sus madres. No se recogen los asesinados por las madres. Parece mentira, pero así es. La pregunta es ¿por qué? Tienen que ser casos muy mediáticos como los del niño Gabriel o la niña Asunta para que nos enteremos de que las mujeres también matan niños; los demás, como esta pobre criatura de cuatro añitos asesinada por su madre, pasan prácticamente desapercibidos.
En un reportaje de Ana Sharife sobre el número de niños asesinados por sus padres o madres en el año 2019, el resultado es de “12 asesinatos a manos de la madre, cinco a manos del padre, un menor a manos de ambos progenitores y otro menor a manos de su madre y su pareja”. Eso sin contar con los asesinatos de los niños recién nacidos a manos de sus madres. “A estas cifras hay que sumar los neonaticidios (cometidos en las primeras 24 horas de vida). De la docena de bebés arrojados con vida a contenedores, la mayoría fueron hallados muertos”.
Todos los medios de comunicación informan que desde el año 2013 han muerto 39 (otros señalan 42 niños) a manos de su pareja o expareja, sea el padre de los niños o no. No sabemos cuántos han muerto a mano de la madre o la pareja del padre ¿Tan difícil es sacar la estadística de los niños que mueren a manos de la madre? ¿O de lo que se trata es de que aparezcan sólo los hombres como asesinos de niños?
Se convoca una manifestación a raíz del asesinato de las dos niñas en Tenerife. Titulares de la prensa: “La indignación por la violencia machista saca a la calle a miles de personas” (El País), “El feminismo convoca manifestaciones este viernes en repulsa de los asesinatos machistas” (El Confidencial). “Canarias se rebela contra la violencia machista de Tomás Gimeno con concentraciones en las capitales” (La Provincia). Ni una palabra sobre los niños asesinados. Ellos son las víctimas.
A la gente no nos importa si el asesino es hombre o mujer, lo que nos importa es poner todos los medios posibles para que estos crímenes no se produzcan. Y si no se pueden evitar, que los asesinos reciban el mayor castigo posible.
Desde aquí, nuestro pésame a las madres, padres y demás familiares de todos los niños asesinados por esos criminales.

Comentarios   

#1 javier 13-06-2021 21:00
Un articulo muy bueno, como todos los de Angela.

Claramente, estamos inmersos en una sociedad en la que se considera que un hombre, por el hecho de serlo, es un criminal en potencia.

No sé si los hombres de bien y que, por tanto, no tenemos nada que ver con asesinos (no utilizo el lenguaje inclusivo porque es independiente del género), podemos hacer algo al respecto, pero deberiamos.

Hablando de lenguaje inclusivo, es posible que sea mi percepcion, pero cuando se habla de algo malo, no se utiliza dicho lenguaje, sino que solamente se utiliza el masculino (asesino, ladron, etc..). Me parece muy curioso

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Ensayo

Búsqueda

En línea

Hay 50 invitados y ningún miembro en línea