Ángela

23-12-2022

La Navidad: Reivindicación de la vida

Hace poco, en un programa de televisión, entrevistaban a la escritora Espido Freire. En dicho programa, en medio de la entrevista, el presentador dice una palabra y el entrevistado contesta también con una sola palabra:

Pregunta: futuro; respuesta: presente                                                                                                      

Pregunta: presente; respuesta: futuro.., tonterías de ese tipo.

Y de repente, pregunta: aborto; respuesta de Espido Freire: libertad

Y continúan su relación de palabras estúpidas sin inmutarse. Bueno, sí, quizás al entrevistador se le escapaba una sonrisita aprobatoria ante una respuesta tan “epatante”.

NatividadGerrit van HonthorstMe quedé estupefacta, ¿en qué cabeza perversa puede caber pensar y decir que aborto significa libertad? ¿A qué grado de embrutecimiento llega una mujer para decir algo así? Podría esperarse una respuesta como sufrimiento, dolor, angustia, tristeza, en fin, palabras que expresaran el horror de una mujer, que por los motivos que sea, decide abortar. Incluso se podría esperar como respuesta: es un derecho, que es lo que las feministas vienen repitiendo desde hace años, pero, ¿libertad? ¿Acabar con la posibilidad de una vida es la libertad? No, mal dicho, no es la posibilidad de una vida, ya es una vida, dependiente de la madre, pero una vida que en cinco meses, cuatro antes de nacer, se convertirá en un niño con todos sus atributos. Una sociedad que asiente ante una respuesta como ésta es una sociedad perdida. No se trata sólo de una degradación moral que, por supuesto, lo es. Esta respuesta va mucho más allá: es una declaración de principios a favor de la muerte. Y en esas estamos cuando vemos

que las leyes a favor del aborto se están modificando permitiendo abortar en el quinto, sexto e incluso en el último mes de embarazo. La muerte vence a la vida. Un enloquecimiento colectivo, eso es lo que estamos viviendo/muriendo.

Como estamos en Navidad, creo que es un buen momento para reivindicar la vida, porque eso es lo que representa para los no creyentes el nacimiento de un niño. Para los cristianos es el nacimiento del Hijo de Dios; para el resto, el nacimiento de este niño es el nacimiento de todos los niños. El nacimiento de un niño es el origen de la vida. Luego la vida nos llevará por distintos caminos, buenos, malos, regulares. Tendremos momentos de felicidad, de dolor, de tristeza, pero una vida, todas las vidas tienen su origen en ese niño que nace.

Reivindiquemos la vida con pasión y entusiasmo en esta Navidad y al día siguiente, y al otro, y al otro…

 

Pintura: Natividad. Adoración del niño. Gerrit van Honthorst. (1590. Utrech - 1656) 

Formulario de acceso

Introduce tus datos.

Si deseas publicar o hacer comentarios puedes registrarte.

Ensayo

Búsqueda

En línea

Hay 72 invitados y ningún miembro en línea