Ángela

LA POESÍA

Beppe Costa (Catania, 1941)

Traducción: Stefania Di Leo

BeppeCosta

La poesía no es tan elegante
no tiene espacios luminosos
ni amplias respiraciones
está inmersa en el dolor
inmenso de una humanidad
constantemente herida.

La poesía no tiene cómplices
no hay masas que la animan
ni intenciones amorosas
encerradas en otros corazones
a menudo devastados y decepcionados
con sus cuerpos agotados.


La poesía busca seguidores y amantes
de una palabra olvidada
a menudo muda y sorda
escrita con la sangre derramada,
y con unas palabras inciertas
a menudo invisibles.

Mercedes

Se está poniendo frío afuera

Lucía Eguizábal

(El Salvador, 2001)

A mi madre

Se está poniendo frío afuera,

Me pongo mi abrigo,

Escucho tu risa

Y alzo la vista sonriente.

Mira, ahora el cielo es dorado,

Abrazo tus piernas

Y caigo dormida

En el camino a casa.

Tengo un excelente padre

Dios sonríe en mi hermano mayor.

Ahora sé porqué los árboles cambian en otoño

Y te amo por darme tus ojos.

 

Ángela

Las ciudades

Karmelo C. Iribarren

(San Sebastián, 1959)

KarmeloCiribarren

Me gustan las ciudades, sus plazas,
sus calles, sus esquinas,
sentarme en la terraza de un bar
con un café delante
y dejar que pase el tiempo,
sin hacer nada, sin prisa,
observando esto y aquello,
y luego ir a alguna librería y revolver
un poco en los estantes,
y si hay río cruzar el puente
y repetir la misma operación al otro lado.
Me gusta estar solo entre la gente,

Ángela

Un aviador irlandés prevé su muerte

W. B. Yeats

(Dublín, 1865 - Roquebrune-Cap-Martin, Francia, 1939)

Versión de Jordi Doce

Como siempre. a continuación del poema en español se encuentra el poema en versión original

Yeats

Sé que en algún lugar entre las nubes
he de hallar mi destino;
no odio a quienes son mis enemigos,
no amo a quienes debo defender;
mi país es Kiltartan Cross,
mis paisanos los pobres de Kiltartan,
ningún posible fin ha de quitarles nada
o hacerles más felices de lo que eran.
Ni leyes ni deberes me ordenaron luchar,
ni estadistas ni masas entusiastas,
un solitario impulso de deleite
me empujó a este tumulto entre las nubes;
todo lo sopesé, de todo hice memoria,
los años por venir me parecieron
vano aliento,
vano aliento los años transcurridos
en igualdad con esta vida y esta muerte.