Ángela

He elegido este poema, como podría haber elegido cualquier otro de Jesús Lizano, como  Las personas curvas que recita el mismo autor

Homenaje a Quevedo

Jesús Lizano

(Barcelona, 23 de febrero de 1931-25 de mayo de 2015)

jesuslizano

 No he de callar por más que con el dedo
-¿ese dedo que apunta y acongoja
y que me tienta y hurga! ¡ah, carne floja-
me atenacen la voz como a Quevedo.

Nadie como él nos descifró el enredo:
que la vida era ciega, sorda y coja
y que otra voz del sueño nos arroja:
la voz del culo que llamamos pedo.

¡Ah, chupado, roedor, prensil, taimado,
oler humano, olfatear divino
-érase un hombre a una nariz pegado

Que dijiste del hombre peregrino
polvo serás mas polvo enamorado
por salvar de la nada su camino

 

Usted no tiene permisos para dejar comentarios, tiene que registrarse. Gracias.