Ángela

a la hora de poner la mesa, éramos cinco

José Luis Peixoto
(4 de septiembre de 1974, Galveias, Portugal)

joseluispeixoto

a la hora de poner la mesa, éramos cinco:
mi padre, mi madre, mis hermanas
y yo. después, mi hermana mayor
se casó. después, mi hermana pequeña
se casó. después, mi padre murió. hoy,
a la hora de poner la mesa, somos cinco,
menos mi hermana mayor que está
en su casa, menos mi hermana
pequeña que está en su casa, menos mi
padre, menos mi madre viuda. cada uno
de ellos es un lugar vacío en esta mesa en la que
como solo. pero estarán siempre aquí.
a la hora de poner la mesa, seremos siempre cinco.
mientras uno de nosotros esté vivo, seremos
siempre cinco.

Ángela

No conocía la poesía de  Sesi Garcí pero, mira por donde, estaba firmando su último libro ¿Quién compra este misterio? en la Feria del Libro y allí leí alguno de sus poemas que me parecieron interesantes. Además es un tipo muy simpático. 

Calle de Embajadores
SESI GARCÍA
(1992,San Sebastián de los Reyes, Madrid)

SesiGarca

Un lunar en el límite de tu forma de reír,
algunas tonterías y tu calle, la calle
de toda la ciudad esperando el deseo
de oler lejos del líquido las sábanas distintas,
la mesa renovada de tu bodegón rojo
torpemente diciendo las palabras sin música
al borde de mis años, cerca de la quimera,
rincón de pelo y fiesta, los dos ahora nuestros
con los ojos pensando en el amanecer
distanociado que dice el futuro, el futuro…

 

(De ¿Quién me compra este misterio? Ediciones de La isla de Siltolá, 2017)

Ángela

CANCIÓN DEl viaje

José Ángel Buesa
(2 de septiembre de 1910, Cruces, Cuba-14 de agosto de 1982, Santo Domingo, República Dominicana)

JoseAngelBuesa

Recuerdo un pueblo triste y una noche de frío
y las iluminadas ventanillas de un tren.
Y aquel tren que partía se llevaba algo mío,
ya no recuerdo cuándo, ya no recuerdo quién.

Pero sí que fue un viaje para toda la vida
y que el último gesto, fue un gesto de desdén,
porque dejó olvidado su amor sin despedida
igual que una maleta tirada en el andén.

Y así, mi amor inútil, con su inútil reproche,
se acurrucó en su olvido, que fue inútil también.
Como esos pueblos tristes, donde llueve de noche,
como esos pueblos tristes, donde no para el tren.

 

 

Ángela

Derrota

Rafael Cadenas
(Barquisimeto, 1930, Venezuela)

RafaelCadenas

Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno
que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo