Ángela

LAS DESIERTAS ABARCAS (POR EL CINCO DE ENERO)

Miguel Hernández

(30 de octubre de 1910, Orihuela - 28 de marzo de 1942, Alicante)

Miguelhernandez2

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Ángela

Un cuento antiguo

Jacobo Rauskin

(13 de diciembre de 1941, Villarrica, Paraguay)

jacoborauskin

Los vecinos del frío en el invierno,
los de costumbre, los de siempre,
tendidos en la acera, duermen.
Se cuida el pie de tropezar con ellos.
El cierzo, no la aurora,
vendrá por esa calle a despertarlos.
Sale, por un portón, una lenta,
lentísima figura de humo.
Es un embajador del fuego.
Trae, con las palabras del caso,
el muy gentil saludo de una llama
a los hombres dormidos en la acera.
Es la noche más fría del año.

Ángela

BALADILLA DEL POSADERO DE BELÉN

Carlos Murciano

(Arcos de la Frontera en 1931)

CarlosMurciano

 Tan cerca como le tuve
y dejé que se me fuera.
Malhaya la posadera.

Y eso que les vi la luz
nimbando sus sienes, pero...
Malahaya sea el posadero.

Malhaya la posadera
que me dijera que no
abriera. Malhaya yo.

Ángela

BUSCANDO CIERTA OSCURIDAD

Isabel Bono

(Málaga, 1964)

isabelbono

desde dentro de un armario

cerrados los ojos

escuchaba la risa de mi madre

el viento en la chimenea

el eco de un martillo

un dedal rodando bajo la cama

el crujir de la madera bajo mis muslos

palabras que se perdían

y me buscaban

los sonidos, cualquiera

siempre encontraron un lugar donde vivir

a mi lado

ahora no sé qué fue del silencio,

si alguna vez lo hubo